Domingo, 01 de noviembre de 2009

Un paso más para el triunfo de TODOS

El Frente Amplio obtuvo más del 48% del total de los votos en las elecciones nacionales, consiguiendo así la mayoría parlamentaria que le permitirá dar gobernabilidad al país. Esa cifra indica claramente el apoyo mayoritario de la ciudadanía y lo coloca por tercera elección consecutiva como la opción más votada. Una elección que nos honra y un acto electoral que enaltece a este pueblo por la serenidad con que lo realizó. 

QUE EL PUEBLO URUGUAYO HAYA ELEGIDO EN SU AMPLIA MAYORIA AL FRENTE AMPLIO es producto de lo que hizo este gobierno, pero primero y antes que nada es producto de la lucha de tantos hombres y mujeres, jóvenes, adultos y ancianos que a lo largo de la historia de nuestro país han dado sus horas, su capacidad, su trabajo, su esfuerzo y hasta su vida desinteresadamente y sin especulación para que los menos privilegiados, los desposeídos pudieran aspirar a una vida digna. Son nuestros héroes los que cotidianamente se hicieron cargo del legado artiguista, en la militancia diaria y continua, a la que no renunciaron ni en las peores condiciones. Una militancia política y social, la de los sindicalistas, los estudiantes, los trabajadores y los jubilados. A todos y cada uno de ellos nuestro reconocimiento y agradecimiento porque son los que a través de la historia han hecho posible este triunfo.
 
Nada más regocijante que ver a nuestros jóvenes nuevamente en las lides políticas transmitiendo su alegría, su amor por la vida y su pasión por profundizar los cambios. A los abuelos festejando con sus nietos abrazados juntos a las banderas del Frente Amplio. A todos ellos no podemos más que agradecerles su entrega y su esfuerzo. También a todos ellos nuestro reconocimiento y agradecimiento por no dejar escondida en las sombras la historia de nuestro país e impulsar la anulación de la ley de caducidad de la pretensión punitiva del estado. Que el plebiscito por la anulación rozara el 50 % de los votos con su más que digno 48% nos muestra que aunque no llegamos estamos en camino. Serán otras las vías legales que deberemos seguir para alcanzar la verdad y para que se haga justicia. Una vez más haremos camino al andar para que los que vengan atrás se enteren de que hay sendas tortuosas que este país no puede ni debe volver a pisar NUNCA MÁS. 

Nos quedan 35 días para alcanzar el triunfo del Frente Amplio en el balotaje. 35 días y aproximadamente un 3% por ciento de los votantes nos separan del nuevo triunfo electoral del Frente Amplio. Un nuevo bipartidismo se ha instalado, el proceso que el Gral. Liber Seregni diagnóstico con tanta precisión el 26 de marzo de 1971 se termina de plasmar en la noche del 25 de octubre con el anuncio de Pedro Bordaberry que dará su voto a Lacalle en la segunda vuelta. Un anuncio tan conocido que no sorprendió a nadie, a la vez que mostró su “nueva” manera de hacer política: anunciar primero su voto y luego reunirse con su comité ejecutivo para discutir la posición de su partido. 

El Frente Amplio con su nacimiento rompió el bipartidismo existente y construyó uno nuevo, paso a paso le fue mostrando a la ciudadanía cuáles eran las divisiones reales del país, así como las posibilidades enormes de nuestro país y de su capacidad de transformación. También terminó con el engaño de que los trabajadores, los más desposeídos, los que quieren una sociedad solidaria y más justa no podían tener sus propios representantes, que sólo eran políticos los que hablan difícil y hacen de la política una cuestión de elites. Pretendían excluir a la mayoría de la vida política del país, de ahí su rabia e intransigencia con este gobierno frenteamplista, su imposibilidad de reconocer los logros alcanzados, de aceptar que vivimos en un país más justo, más solidario y con mucho mayor perspectiva de futuro que hace cinco años. Con orgullo y sin dudas podemos decir que el Frente Amplio le devolvió la alegría al espíritu de los uruguayos, les devolvió la esperanza de vivir en un país mejor. Por eso no sólo citamos cifras de la macroeconomía que funcionó tan bien con este gobierno. Por primera vez ante una crisis mundial este paisito no sólo la sobrellevo sin mayores dificultades sino que pudo mejorar su economía. Por primera en muchas décadas no sólo se frenó la emigración sino que volvieron más uruguayos de los que se fueron en ese período. Lamentablemente el plebiscito por el voto epistolar no fue aprobado pero continuaremos trabajando por mejorar la propuesta y explicarla mejor a la población para hacer realidad que ni la ciudadanía uruguaya ni sus derechos se pierden por vivir en otro país.
 
Es vergonzoso que sin ningún pudor uno de los candidatos se jactara en su discurso postelectoral de que el tuvo la “suerte” de estudiar en un colegio privado mientras que los uruguayos no sentimos más que orgullo por nuestra escuela pública. Pobres de nosotros si estos “señoritos” volvieran al gobierno. Si para el otro candidato es lo mismo el Plan Ceibal que una tarjeta de descuentos porque “hacía que los jóvenes se sintieran parte de la sociedad”. Para el Dr. Lacalle no se trata de educar a la juventud, ni de romper el maléfico circuito de ignorancia y exclusión al que nos lanzaron los sucesivos gobiernos blanquicolorados y particularmente el suyo. Para él no es importante que los jóvenes tengan reales posibilidades de integración a través de la información y el conocimiento, lo importante es que se sientan incluidos apelar a un artificio para que les parezca que forman parte de una sociedad de consumo aunque no lo sean. Esos son los valores que comparte con Bordaberry con los que entienden que ir a la escuela pública es una desgracia de las tantas con las que tienen que cargar los pobres. Ese proyecto de país está muy lejos del nuestro, en nuestro proyecto hay lugar para todos, no se trata de excluir ni a los pobres ni a los ricos, se trata de incluirnos en un proyecto nacional que este gobierno del Frente comenzó a realizar y en el que evidentemente hemos avanzado terminando con la brecha digital a través del Plan Ceibal .Transformando con el Sistema Nacional de Salud estructuras que parecían inamovibles en nuestro país. Aportando recursos para la mejora inmediata del sistema educativo del país y promoviendo su adecuación a las nuevas exigencias del conocimiento. Aportando a la mejora de las relaciones laborales a través de las negociaciones colectivas, ocupándonos de los que generan nuestras riquezas los trabajadores y los propietarios. Tanto del trabajador rural y su jornada de ocho horas como del estanciero y la solución a sus problemas de endeudamiento, de eso se trata en un país inclusivo que haya lugar para todos. De la industria, de las diferentes alternativas de producción de energía, de la infraestructura que necesitamos para el comercio internacional y la inversión extranjera con reglas de juego claras que generan confianza y con capacidad operativa como las transformaciones implementadas en la Aduana y el Puerto. Con los controles necesarios que aseguren la cristalinidad y transparencia de los procedimientos, de los funcionarios y los capitales en juego. Nunca en la historia del país se detectaron, investigaron y reprimieron con éxito intentos de diferentes operaciones de lavado de capitales. 

Aún queda mucho por hacer y para poder hacerlo nos quedan 35 días de trabajo intenso, ya lo han anunciado ninguna estructura partidaria por fuera del Frente Amplio acompañará la fórmula mayoritaria de José Mujica y Danilo Astori por lo tanto y una vez más SOLO DEPENDEMOS DE NOSOTROS MISMOS. La gran diferencia con otras oportunidades es que ese nosotros mismos es cada vez más amplio y cada vez convoca a más uruguayos que no se siente representados por las cúpulas blancas o coloradas. 

Llamamos al pueblo uruguayo a acompañarnos para poder realizar nuestro compromiso: QUE CADA DIA EL SOL SALGA PARA TODOS.


Publicado por sosa608 @ 20:29  | Pol?tica
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios